lunes, 12 de septiembre de 2016

Noelia Cotelo Riveiro: Bienvenida a la calle

Una magnífica noticia: Noelia Cotelo Riveiro ha sido por fin excarcelada. La soltaron anteayer, sábado 10 de septiembre. Después de ocho años de encierro (ver Vidas perpendiculares) en celdas de aislamiento, sufriendo el inhumano régimen FIES en grado máximo, Noelia, presa anarquista que había sido condenada a dos años y cuatro meses de prisión cuando tenía 19 años de edad, por fin puede reunirse y recuperarse con su gente (Ver nota en Kaos en la red). Ha pagado más que por triplicado la deuda arbitraria que le había impuesto el Estado por atreverse a retarlo. Las huelgas de hambre, los malos tratos, las amenazas de muerte de los funcionarios que ha tenido que soportar, quedaron atrás.

Afortunadamente ya no nos hace falta esta pintada de una pared de Madrid. Noelia está fuera. Trataron de tapar la pintada con cal hace mucho, pero la leyenda "Noelia Cotelo Libertad" insiste en mostrarse. Que terminen ya de blanquear la pared; necesitamos más paredes para gritar la libertad de los compañeros que aún siguen en la cárcel.

Ahora ya podrás leer Viviendo mi vida de Emma Goldman, Noelia. Tus carceleros te prohibieron el libro “por razones de seguridad” cuando tu madre te lo envío a la cárcel. Esos carceleros no tenían razón pero sí motivo; sabían bien lo que hacían. «La libertad no descenderá hasta la gente; la gente tendrá que alzarse hacia la libertad», decía Goldman. Tú has sabido alzarte a la libertad a costa de perder ocho años de tu juventud entre palizas, torturas y vejaciones frente a las que te has mantenido erguida con valor. Un precio dolorosamente alto, del que espero que te resarzas. Bienvenida a la calle, Noelia. En las calles nos encontraremos. Ellos, tus carceleros, verdugos de la humanidad, seguirán allí, rumiando en los miserables presidios que custodian, lejos de la libertad que sólo conciben en sus pesadillas. La libertad de todos los presos, la libertad de todos los seres humanos. Tendremos que seguir alzándonos hacia ella. Salud y anarquía, compañera. La salud que han tratado de robarte y que debes recuperar, y la anarquía que traeremos gracias a ejemplos como el tuyo.