lunes, 21 de noviembre de 2016

‘Lasa y Zabala’, la película del horror


Este fin de semana he visto la película Lasa y Zabala, estrenada en 2014. Como se desprende del título, gira por completo en torno al secuestro, tortura y asesinato por la Guardia Civil de los jóvenes activistas de ETA José Antonio Lasa y José Ignacio Zabala a finales de 1983.
Como suele ocurrirme con las películas ambientadas en épocas —ya “históricas”— que he vivido, me creo mucho más a los malos que a los buenos. Claro que no hay malos ni buenos, ya lo sabemos; hace mucho que al bien y al mal se los tragó el agujero de la Historia, siempre enmendada y remendada para ajustarla a la medida de la noche y la niebla. Pero cuando ves una película sobre hechos que, de uno u otro modo, te han afectado, simplificas: identificas muy bien a los que has tenido enfrente cuando has actuado en esa época y cuando esa época ha actuado en ti. Al fin y al cabo, el paso del tiempo sí tiene alguna virtud: pasado el tiempo, siempre se escruta y se reconoce mejor a los enemigos.

sábado, 19 de noviembre de 2016

En el Día Mundial del Retrete, felicidades a todos los políticos

Hoy, 19 de noviembre, es el Día Mundial del Retrete. Desde hace algunos años la ONU lo celebra; este 2016 bajo el lema «aseos y empleo». No sé qué tiene que ver el culo con las témporas, pero, a cuento de ese lema, bien es verdad que los empleos son unos empleos de mierda. Los sindicatos deberían haberse paseado por las calles con cisternas de aguas fecales en cabeza.
No quiero dejar que pase esta fecha sin enviarles una cálida felicitación a todos los políticos, que tantas diarreas provocan, que tantos orines y traques expelen por sus sucias bocas y que tanto papel higiénico y ambientador malgastan para cubrir el hedor pútrido y vomitorio de sus tripas negras.
Pues eso. Felicidades en vuestro día, comemierdas del PP, PSOE, C’s, Unidos Podemos, y todas las Excremencias civiles, militares, eclesiásticas, caritativas, económicas, sociales y culturales.

viernes, 11 de noviembre de 2016

Las Orejas del Lobo y Yo

Nota del autor. Éste es un relato fantástico y experimental; un relato sobre un personaje llamado Yo. La parte experimental consiste en que no se utilizará la tercera persona del singular para hablar de Yo (Yo hizo esto; Yo hizo aquello), sino una primera persona que en realidad es una tercera con pie forzado (Yo hice esto, Yo hice lo otro). Y todos los derivados: Me pasó esto en lugar de Le pasó esto; Vino conmigo en lugar de Vino con él, etcétera. Parece una primera persona, sabe como una primera persona, apesta como una primera persona, pero no es una primera persona; es una tercera persona que, quizá por primera vez en la Historia de la Literatura, se pone la funda de la primera persona. Se llama prima-tertia. Es un invento reciente.

Relato propiamente dicho. Las Orejas del Lobo son duras, enormes, peludas, tan ásperas que se dirían todas de lija, que no tienen tímpanos. Anuncian, publicitan, pero no escuchan. Sus agujeros son negros y viscosos, están taponados con pegotes de cerumen frío y con verrugas rebosantes de pus amarillo como la muerte. Las Orejas del Lobo tienen acero, todos los sepultureros lo saben: acero oxidable, oxidante, oxitomante. A veces se despliegan y caen en picado como mariposas kamikazes con picos de arpías. Las Orejas del Lobo más que heraldos son sentencias, con sujeto, verbo y víctima muerta y desangrada.

jueves, 10 de noviembre de 2016

Revuelta en la Huerta de la Dragona Muerta


El otro día me enteré por el periódico de que en uno de los dos caserones que flanquean la entrada del cementerio de La Almudena, en Madrid, desde hace ocho años hay un ESOA. Los caserones de los que hablo son unos edificios gemelos y siniestros, situados frente a frente en los extremos de una calle-plazoleta casi siempre desierta que da acceso a la necrópolis. El ESOA se ha instalado en el caserón de la izquierda, junto a la avenida de Daroca.
¿Que qué es un ESOA? Yo tampoco lo sabía: es un Espacio Social Okupado Autogestionado. Lo que esto signifique ya es otro cantar; antes se podían aclarar las dudas llamando a información telefónica; ahora se consulta en google. Te vas a aclarar poco más o menos igual. No te recomiendo preguntar a los interesados, porque me apuesto el cuello y uno de los meñiques a que te van a contestar que es un Lugar que se ha Tomado y que tiene fines Sociales y que se Gestiona por los que lo han tomado y que son buena gente. O algo así. Échale imaginación, mejor no preguntes.
El del cementerio se llama ESOA La Dragona, supongo que en honor a un dragón de piedra verde (mira la foto de arriba) situado en la otra punta del barrio de La Elipa, que hace años, cuando tenía lengua, sirvió de tobogán para los niños y que ahora permanece yerto como punto de referencia para citas.